Relojes

Su reloj es comparable a una joya. Estas obras de exquisita artesanía requieren de un cuidado especial para mantener tanto su apariencia original como su preciso funcionamiento. Para prolongar su vida y su belleza extraordinaria, recomendamos encarecidamente un mantenimiento regular, que le permita conservar su reloj en perfecto estado y funcionando con fiabilidad durante toda la vida.

Los relojes, al igual que los coches, necesitan un mantenimiento constante. Su reloj necesitará distintos mantenimientos, entre uno y cinco años, dependiendo de sus características mecánicas.

Resistencia al agua

Recomendamos encarecidamente comprobar la estanqueidad de su reloj al menos cada tres años. Puede producirse condensación en el interior de la caja si penetra agua en esta, lo que a su vez conllevaría el deterioro del movimiento del reloj. Si practica deporte habitualmente o tiene contacto frecuente con el agua, esta verificación debe realizarse una vez al año. Aunque los relojes Montblanc han sido probados en diferentes condiciones, recomendamos especialmente no sacar la corona ni utilizar los pulsadores mientras practique natación, si sumerge el reloj en el agua o cuando lo limpie. Después de nadar en el mar o en una piscina, limpie el reloj y el brazalete de acero con agua tibia y aclárelo con agua dulce. Luego, utilice un paño suave para secarlo o déjelo secar naturalmente. No utilice nunca un secador o radiador para secar el reloj. Si el reloj tiene una correa de piel, evite que entre en contacto con el agua. Evite el contacto con productos químicos, tales como disolventes, cosméticos o detergentes. Estos podrían dañar la caja y el brazalete, o causar el deterioro de las juntas.

Magnetismo

Hay campos magnéticos en todas partes, producidos por televisores, radios e imanes. Los campos magnéticos afectan a diferentes piezas del mecanismo del reloj y modifican su funcionamiento.

Con una brújula podrá comprobar los campos magnéticos. Si la aguja se mueve, entonces se encontrará en una zona con influencia magnética.

Tenga en cuenta que esto sólo afecta a mecanismos mecánicos. Los relojes de cuarzo pueden perder algunos segundos, pero volverán a la normalidad una vez que se haya alejado del campo magnético.

Nuestros centros de servicio de Montblanc están equipados con máquinas especiales para desmagnetizar su reloj. No dude en llevar su reloj a la boutique Montblanc o al distribuidor autorizado si tiene cualquier pregunta.

Consejos para el cuidado

Si no ha utilizado su reloj automático o manual durante un período de tiempo prolongado, le recomendamos cargar completamente el mismo

dando cuerda mediante 20 giros de corona. Para garantizar el funcionamiento de su reloj mecánico de cuerda manual, le recomendamos girar la corona una vez al día, preferiblemente a la misma hora. Tenga cuidado de no forzar la corona si notase resistencia.

No cambie la hora o la fecha entre las 10 de la noche y las 2 de la mañana, pues la fecha cambia durante esta franja horaria y el movimiento del reloj podría dañarse.

No exponga su reloj a temperaturas superiores a 60 °Celsius (140 °Fahrenheit) o inferiores a -10 °Celsius (14 °Fahrenheit). Su cuerpo y la ropa calientan el reloj, por lo que la temperatura real de este es distinta a la temperatura ambiente de su entorno.

Si su reloj sufre algún golpe, consulte a su boutique Montblanc o distribuidor especializado autorizado. Aunque no se aprecien arañazos o marcas, el mecanismo podría haber sufrido daños. No lleve otras joyas en el mismo brazo donde se coloca el reloj, así preservará tanto el lustre como la calidad del material.

Para mantener el estado original de su correa de piel de cocodrilo, becerro, satén o caucho, evite el contacto con humedad y agua salada, jabón o productos cosméticos. No aplique cera ni betún a su correa, pues los productos químicos podrían dañar la piel, así como el forro y las costuras, provocando que la correa pierda su brillo original. Las correas no deben ser expuestas a altas temperaturas ni a la luz directa del sol para evitar la pérdida de color. Tenga presente que una fuerte transpiración puede oscurecer el color de la correa de su reloj.

Los diamantes engastados en el bisel o la corona deben manipularse con cuidado para mantener un brillo duradero. Evite el contacto con productos químicos como fragancias o detergentes. Estas sustancias deslustran las piedras preciosas. Si su reloj se ha visto expuesto a alguna de esas sustancias, límpielo con agua tibia y un cepillo de dientes. Tras aclararlo con agua dulce, utilice un paño suave para secarlo o séquelo de forma natural, pero no utilice nunca un aparato de calefacción. También es importante comprobar las piedras preciosas regularmente para garantizar que siguen firmemente engastadas.

Para guardar su reloj Montblanc

Le recomendamos que guarde su reloj Montblanc en la caja en la que se entrega. Cuando viaje, le recomendamos que guarde su reloj Montblanc en un estuche de viaje especial.

En caso de que no utilice su reloj de cuarzo Montblanc durante un periodo prolongado, visite una boutique Montblanc. Nuestro personal preparará su reloj para que lo guarde con toda tranquilidad.