Alta Relojería

La Manufactura

La Manufactura

Desde hace 200 años, la región suiza de Le Locle y los valles que la rodean, La Chaux-de-Fonds, Saint-Imier y la región de Bienne, han sido los protagonistas de la manufactura de relojes de la mejor calidad. Esta región es el hogar de numerosos talleres especializados en la fabricación de cronógrafos de bolsillo desde el siglo XIX y posteriormente en la producción de relojes de pulsera. Las Manufacturas de Alta Relojería de Montblanc situadas en Villeret y Le Locle son de las pocas que continúan su actividad en la actualidad.

En los dos talleres, los maestros relojeros demuestran su compromiso por preservar la relojería suiza tradicional en su nivel más elevado, creando innovadores relojes con la máxima precisión, perfección y durabilidad.


Artesanía

Artesanía

Los relojes Montblanc son obras maestras, producidas en ediciones limitadas o como piezas únicas, elaboradas paciente y meticulosamente por relojeros altamente cualificados en el arte supremo de la relojería.

Los maestros relojeros de la Manufactura Montblanc combinan los valores de la marca con una auténtica precisión relojera suiza, reflejando perfectamente las expectativas de la empresa en todo lo relacionado con los estándares de artesanía y calidad.


El concepto TimeWriter

El concepto TimeWriter

Les Gardiens du temps

La Manufactura relojera Montblanc en Villeret es una de las pocas manufacturas donde prácticamente todas las etapas de la producción relojera tradicional, con todo su refinamiento micromecánico, continúan efectuándose a mano. De esta forma, cada reloj se convierte en una pieza artesanal única. Con la fundación del “Institut Minerva de Recherche en Haute Horlogerie”, Montblanc preserva este extraordinario patrimonio.

Los expertos del Institut Minerva se esfuerzan tanto en preservar y cultivar el legendario savoir-faire cronográfico y el eminente arte de la relojería conforme a la auténtica tradición suiza, como en seguir desarrollando tecnologías y conceptos innovadores que aseguren un brillante futuro al arte de la relojería. 


Montblanc TimeWriter I: Metamorphosis

Franck Orny y Johnny Girardin se inspiraron en robots que se convertían en figuras humanoides, coches, aviones y otros objetos para desarrollar el Montblanc Metamorphosis.

Auténtica novedad en el universo de la Alta Relojería: un reloj dotado de dos esferas y dos funciones diferentes, creado como parte del concepto TimeWriter por los maestros relojeros de la Manufactura Montblanc en Villeret.

La primera esfera del Metamorphosis ofrece una indicación clásica de la hora; la segunda posee un cronógrafo monopulsador. Entre las dos, un mecanismo patentado de 15 segundos permite que el sorprendente paso de una a otra se lleve a cabo: Metamorphosis.

Para que se produzca esta compleja transformación, 50 componentes individuales se desplazan simultáneamente.


Montblanc TimeWriter II: Chronographe Bi-Fréquence 1.000

La Manufactura Montblanc en Villeret es conocida desde hace varios años porque ha desarrollado ingeniosas maneras de medir intervalos cortos de tiempo. Albert Einstein publicó su tratado de referencia sobre la relación entre el espacio y el tiempo en Berna en 1916. Ese año, a pocos kilómetros, la Manufactura relojera lanzó un cronómetro que podía medir intervalos de tiempo con una precisión de una centésima de segundo. A su manera cada uno de estos sucesos, prácticamente simultáneos, revolucionó nuestra comprensión del tiempo. Décadas más tarde, el mismo cronógrafo inspiraría otra revolución en el arte de medir intervalos cortos: el TimeWriter II Chronographe Bi-Fréquence 1.000 de Montblanc.

El reloj parece desafiar las leyes de la ciencia. El recuerdo del rodamiento de un arco cuando era niño inspiró a Barto Gomila para desarrollar un innovador mecanismo de cronógrafo, creado como parte del concepto TimeWriter por los maestros relojeros de la Manufactura de Montblanc en Villeret.

Habitualmente, la frecuencia necesaria para que un reloj mecánico pudiera dividir el tiempo en milésimas de segundo debería ser de 500 Hz, pero es ingenioso cronógrafo mide con precisión 1/1.000 de segundo con un volante que oscila sólo a 50 Hz. El movimiento del reloj reduce el desgaste y la fricción y establece una nueva norma de precisión, regularidad y longevidad de la reserva de marcha. 


Los relojeros

Los relojeros

El sofisticado arte de la relojería Montblanc destaca por sus cualidades íntimamente humanas, las mismas de los artesanos detrás de cada pieza de relojería: creatividad, pasión por el arte de la relojería tradicional combinada con la innovación constante y veneración por el valor del tiempo.

Estos valores fundamentales caracterizan a la marca Montblanc, junto con el conocimiento de los relojeros que se transmite de generación en generación y que se aprecian en los suntuosos relojes que reflejan individualidad y artesanía.