Monique Wyssmüller

Monique Wyssmüller no puede más que sonreír cuando recuerda cómo llegó a Montblanc. Al igual que muchos de sus colegas, esta experimentada ajustadora de relojes no tuvo otra opción que empaquetar sus herramientas tradicionales de relojería en 1976 y comenzar una nueva carrera en otra profesión. Sin embargo, ella nunca dudó en que algún día regresaría a la Alta Relojería, como finalmente sucedió.

Para la Manufactura Montblanc en Villeret es motivo de orgullo contar con Monique Wyssmüller en su personal. Ella es una autoridad reconocida a nivel internacional: en su trabajo no utiliza ni plantillas ni ayudas técnicas. Se basa únicamente en su experta sensibilidad para ajustar y reajustar las “respiraciones” de los muelles de espiral hechos a mano hasta que establezcan perfectamente el ritmo de los volantes de relojes de la más alta precisión. Así pues, cuando Monique otorga a un reloj su precisión, también le confiere una cualidad adicional: personalidad.