The 500 Hours Quality Certificate

Desde el principio del proceso de producción, los relojeros de la Manufactura Montblanc prestan especial atención a la calidad de los componentes. Los métodos de manufactura, la experiencia y la atención por los detalles son garantía de los estándares de calidad más altos.

Para garantizar el nivel del funcionamiento más elevado de todos sus relojes de la Manufactura, el equipo de control de calidad de Montblanc Montre S.A. en Le Locle desarrolló e implementó una estricta y exclusiva prueba que permite validar todos los productos finales antes de salida de la Manufactura en Le Locle.

La prueba de 500 horas simula el ciclo de vida del primer año de un reloj. Los mecanismos completos y encajados son minuciosamente examinados en un laboratorio especializado. Todos los relojes manufacturados Montblanc son sometidos a condiciones que reproducen las condiciones de uso del reloj con la mayor fidelidad posible. Este control consta de distintas etapas, realizadas según los métodos de uso generalizado en la industria relojera.

Para cada prueba, se utilizan dispositivos especiales. Esta prueba es algo extraordinario en el universo relojero, por los métodos utilizados y las 500 horas de duración.

Durante tres semanas, Montblanc somete a prueba cada reloj manufacturado para garantizar su insuperable calidad y convertirlo en el compañero perfecto de su futuro propietario.