The Montblanc Manufacture in Le Locle

En los talleres amplios y espaciosos de la Manufactura Montblanc en Le Locle, los maestros relojeros demuestran su compromiso por preservar la relojería suiza tradicional en su nivel más elevado, creando innovadores relojes con la máxima precisión, perfección y durabilidad. Prestan una atención tan meticulosa a los detalles, que incluso piezas que permanecerán ocultas para siempre en el Movimiento tienen un acabado perfecto.

Los relojes contemporáneos e imperecederos reflejan una excelencia técnica indiscutible, reuniendo armoniosamente el clasicismo más tradicional y la cultura del diseño moderno y duradero.

Con la presentación de sus calibres manufacturados en las colecciones Nicolas Rieussec y TimeWalker, Montblanc demuestra el extraordinario talento que destaca en los talleres Montblanc y consolida la marca en el grupo de las selectas marcas relojeras capaces de producir sus propios movimientos, de principio a fin.

Los calibres diseñados por Montblanc en sus talleres de Le Locle encarnan la filosofía de la empresa combinando lo mejor del arte de la relojería suiza tradicional con los últimos avances de la ingeniería. Estos movimientos relojeros particularmente complejos reflejan un legado dotado de innovación y excelencia, y además son los voceros del futuro de la relojería de precisión. Confirman el prestigio de la Manufactura Montblanc en Le Locle con su extraordinaria capacidad relojera, que incluye el desarrollo de sus propios movimientos relojeros, el diseño y la concepción, y finalmente el ensamblaje y el control de calidad.