TODOS LOS DETALLES

El rey Francisco I imprimió su marca en la cultura nacional francesa como Mecenas real de las artes. El diseño de la Edición Limitada François I rinde homenaje a la vida y obra del rey del Renacimiento francés. Espléndida insignia de una armoniosa combinación entre poder real y expresión artística. La estilográfica Edición 4810 exhibe una piedra preciosa de ojo de tigre que hace alusión a una gema que llevaba Francisco I y que contrasta con la preciosa resina negra del depósito y el capuchón. Los adornos con ornamentos renacentistas están grabados con maestría en el elaborado clip y en los anillos plaqué oro, confiriendo a la estilográfica su aura real.

El plumín, diseño especial en oro de 18 quilates, ostenta el símbolo grabado de la casa real francesa: la flor de lis. El emblema Montblanc color marfil en la caperuza del capuchón completa la apariencia majestuosa de este artículo de escritura único.

Francisco I, gran pionero del Renacimiento francés, fue coronado en 1515 en la catedral de la ciudad de Reims. Durante su reinado, Francisco I permitió el desarrollo artístico y cultural de Francia. Poeta apasionado, se le conocía por su deseo de mejorar la biblioteca real y por su disponibilidad hacia sus súbditos. Como fundador del Collège de France en París, que sigue existiendo en la actualidad, introdujo el estudio del latín, el griego y el hebreo. Gracias a su política, en 1536 la administración francesa dejó de utilizar el latín como idioma de la burocracia. Francisco I invitó a artistas famosos a vivir en Francia. Entre ellos, Leonardo da Vinci, quien trajo la “Mona Lisa”

a París y trabajó en la corte del rey hasta su muerte. Otras obras mundialmente famosas de Miguel Ángel, Tiziano y Rafael también se llevaron a Francia por pedido del rey. Muchos artistas del Renacimiento aceptaron la invitación para trabajar en la corte francesa bajo el patrocinio del rey. Como mecenas de las artes y de la cultura, el rey Francisco I estableció las bases de la colección real de pinturas que se exhibe hoy en día en el Museo del Louvre de París.

Edición Limitada 4810

Lanzamiento: Marzo de 2008
Limitada a: 4.810 Estilográficas

Características:
• Plumín de oro de 18 quilates
• Depósito semiprecioso de ojo de tigre
• Resina preciosa negra con detalles plaqué oro
• Emblema Montblanc color marfil

Edición Limitada 888

Lanzamiento: Mayo de 2008
Limitada a: 888 Estilográficas

Características:
• Oro blanco 750
• Depósito y capuchón de madreperla genuina
• Plumín de oro de 18 quilates plaqué rodio con un exclusivo grabado

Detalles

El rey Francisco I imprimió su marca en la cultura nacional francesa como Mecenas real de las artes. El diseño de la Edición Limitada François I rinde homenaje a la vida y obra del rey del Renacimiento francés. Espléndida insignia de una armoniosa combinación entre poder real y expresión artística. La estilográfica Edición 4810 exhibe una piedra preciosa de ojo de tigre que hace alusión a una gema que llevaba Francisco I y que contrasta con la preciosa resina negra del depósito y el capuchón. Los adornos con ornamentos renacentistas están grabados con maestría en el elaborado clip y en los anillos plaqué oro, confiriendo a la estilográfica su aura real.

El plumín, diseño especial en oro de 18 quilates, ostenta el símbolo grabado de la casa real francesa: la flor de lis. El emblema Montblanc color marfil en la caperuza del capuchón completa la apariencia majestuosa de este artículo de escritura único.

Francisco I, gran pionero del Renacimiento francés, fue coronado en 1515 en la catedral de la ciudad de Reims. Durante su reinado, Francisco I permitió el desarrollo artístico y cultural de Francia. Poeta apasionado, se le conocía por su deseo de mejorar la biblioteca real y por su disponibilidad hacia sus súbditos. Como fundador del Collège de France en París, que sigue existiendo en la actualidad, introdujo el estudio del latín, el griego y el hebreo. Gracias a su política, en 1536 la administración francesa dejó de utilizar el latín como idioma de la burocracia. Francisco I invitó a artistas famosos a vivir en Francia. Entre ellos, Leonardo da Vinci, quien trajo la “Mona Lisa”

a París y trabajó en la corte del rey hasta su muerte. Otras obras mundialmente famosas de Miguel Ángel, Tiziano y Rafael también se llevaron a Francia por pedido del rey. Muchos artistas del Renacimiento aceptaron la invitación para trabajar en la corte francesa bajo el patrocinio del rey. Como mecenas de las artes y de la cultura, el rey Francisco I estableció las bases de la colección real de pinturas que se exhibe hoy en día en el Museo del Louvre de París.

TODOS LOS DETALLES
Francois I

COMPARTIR

otras variantes