CELEBRACIÓN DEL ESPÍRITU PIONERO DE UNA ERA

CELEBRACIÓN DEL ESPÍRITU PIONERO DE UNA ERA


Nuevas perspectivas, nuevas oportunidades, nuevas aventuras – el mundo más allá del horizonte siempre ha reservado grandes promesas para quienes se atreven a aventurarse. Más aún en el umbral del siglo XX, cuando el desarrollo conjunto del mundo era más evidente que nunca, impulsado por grandes avances en la ciencia y la tecnología. Las innovaciones en la construcción naval, como los motores de vapor cada vez más poderosos, instituyen la “edad de oro” de los barcos que cruzaban el océano Atlántico. Las comunicaciones de radio inalámbricas enviaron mensajes a lo largo de miles de kilómetros.

El considerable aumento del comercio mundial y los viajes transcontinentales dieron lugar a una nueva era de prosperidad para las zonas portuarias de Europa. Entre ellas, la ciudad de Hamburgo se convirtió en la puerta de Alemania hacia el mundo. Su animado puerto estaba abarrotado de barcos que cruzaban el océano Atlántico extranjeros que traían una carga rentable, productos exóticos, así como noticias e historias de tierras lejanas. Un aura de entusiasmo y oportunidad planeaba en el aire.

En esta atmósfera estrepitosa el ingeniero August Eberstein conoció al comerciante Alfred Nehemias y al empresario Claus Voß. Unidos por su espíritu pionero, revolucionaron el mundo de la escritura fina con sus estilográficas Simplo Filler. La joven empresa cambiaría su nombre dos años más tarde por el de la montaña más alta de Europa: el Mont Blanc, que simboliza la ambición de la empresa por el máximo rendimiento, la más alta calidad y el mejor trabajo artesanal.

Para celebrar los 110 años de su espíritu pionero, 2016 presencia el relanzamiento de la Montblanc 4810 Collection – un nombre que encarna a la perfección la ambición de la Maison de aspirar siempre al nivel más alto, como lo invoca la altura de la cima del Mont Blanc a 4.810 metros.

Fiel al legado pionero de Montblanc, esta colección de relojes extraordinarios introduce nuevos calibres manufacturados que determinan las complicaciones de la suprema maestría de la relojería suiza. El carácter atemporal y elegante de la colección se expresa en los números romanos e índices en dorado rosa, así como en las agujas Regate de las horas y los minutos. El compromiso con el legado pionero de Montblanc también está sutilmente simbolizado por el motivo de estrella en expansión guilloché en las esferas plateadas­-blancas.