Una escapadita de: Nueva York

 

Hasta el más asiduo de los neoyorkinos sueña con una escapada en agosto de la ciudad que nunca duerme. Y es que si bien la ciudad ofrece infinidad de piscinas en azoteas, delicias congeladas y la larga sombra de los rascacielos para resguardarse del inclemente sol de verano, muchas veces la opción más tentadora es darse una escapadita, sin importar cómo, hacia uno de los pueblos costeros que rodean la ciudad.

 

En urbes congestionadas, una motocicleta deja de ser solo un medio de transporte y se transforma en un pase de oro. Un día caliente en la ciudad hace de Jane, el oasis para motocicletas ubicado en Williamsburg, Nueva York, una visita ineludible tanto para los amantes de las dos ruedas como para los conocedores del café en frío. Y sujétate a tu bolso, pues a altas velocidades, el Ducati Sport Classic 1000 reduce a la mitad el tiempo de viaje. En apenas dos horas, puedes llegar al exclusivo pueblo costero de Montauk para pasar un día de descanso y disfrutar de una sabrosa comida, pero hay una buena razón para desviarse de la Autopista 495, y es que el momento de llegar a las resplandecientes dunas de las playas de Montauk en una motocicleta puede hacer que las sofocantes calles de Manhattan se pierdan como un sueño lejano.

 

El tráfico de la ciudad puede retrasar nuestros planes para darnos ese viajecito que planeamos, pero nunca hay hora pico cuando nos encontramos en el mar abierto. Desde SailTime en los muelles de Chelsea en Nueva York, un experto navegante nos llevará por innumerables playas cercanas, dignas de latitudes paradisíacas. Surcando las tranquilas aguas hasta Long Island Sound, un estero de más de 150 kilómetros, no solo conseguimos magníficas vistas a playas virginales, sino que también accedemos a las islas de Nueva Inglaterra que se extienden a lo largo de la costa como New Haven, Bridgeport y Beacon, cada una con todo lo que necesitas para un día de viaje. Si quieres una aventura más pintoresca, navega por las Thimble Islands, un archipiélago en miniatura, o atraca en cualquier lugar de la costa de Connecticut para almorzar una langosta recién salida del mar y visitar históricos y pintorescos faros a lo largo de los acantilados. El bolso de fin de semana se ajusta a las necesidades de cualquier estadía fuera de casa, ya sea la pequeña villa costera de Noank, Connecticut, o el centro cultural de Beacon, Nueva York.

 

Resource dumped by HtmlRendererServlet

Resource path: /content/mtb/eu/es/es_es/discover/specials/stories-to-tell-travelling/jcr:content/content-par/generictextimagecont

Resource metadata: {sling.resolutionPath=/content/mtb/eu/es/es_es/discover/specials/stories-to-tell-travelling/jcr:content/content-par/generictextimagecont}

Resource type: nt:unstructured

Resource super type: -

Resource properties

jcr:mixinTypes: [cq:LiveSyncCancelled]
cq:isCancelledForChildren: true
jcr:primaryType: nt:unstructured