Montblanc Laboratory Test 500

Montblanc Laboratory Test 500

Cuandolas innumerables piezas se han montado hábilmente, el toque de distinción para un reloj Montblanc recién creado es superar la rigurosa prueba del Montblanc Laboratory Test 500, que evalúa su máxima precisión y absoluta perfección.

Los relojes se someten a una serie de controles y comprobaciones durante un periodo de 500 horas: el desgaste de la vida diaria, la resistencia al agua, numerosos ajustes y reajustes, las distintas condiciones climáticas, así como la comprobación de todas sus funciones específicas. Es un procedimiento exigente y duro que garantiza la funcionalidad de incluso las características técnicamente más complejas.

El reloj solo se entrega cuando el equipo de control de calidad de Montblanc en Le Locle está convencido de que el reloj cumple los estrictos estándares de calidad de la firma. Cada uno de los relojes que supera el Montblanc Laboratory Test 500 recibe un certificado de prueba individual que acredita que este cumple con los estrictos estándares de alta calidad de la firma.