December 2018 - 6 Minute read

El deseo cumplido de Caroline Issa

Cómo Caroline Issa, directora de Moda de la revista Tank, ha cumplido su deseo de aprender el arte de la caligrafía.

Pasión por las notas manuscritas:

Aunque es un típico día gris de finales de otoño en Londres, Caroline Issa destila entusiasmo. Está sentada en su oficina, frente a una pared con estanterías hasta el techo repletas de libros y revistas. El entorno ilustra su amor por lo analógico. Como editora y directora de Moda de la revista impresa de culto Tank, Caroline da mucha importancia a lo tangible y duradero. «En casa tengo una pared con notas manuscritas y en la oficina, un cuaderno también con notas. Conservo las notas manuscritas. Creo que muestran un compromiso con el tiempo, el esfuerzo y la sinceridad... Son coleccionables, atemporales y valiosas», dice, sentada en su escritorio. En estas fiestas, Caroline muestra su compromiso con el tiempo y el esfuerzo escribiendo su correspondencia a mano. Cumple su deseo con ayuda de Montblanc. «Siempre he querido aprender caligrafía, ya que me gusta enviar notas personales con una pequeña parte de mí a mis amigos y seres queridos».

«Conservo las notas manuscritas... Son coleccionables, atemporales y valiosas».

– Caroline Issa

En el «taller» de caligrafía:

Por la mañana, Caroline acude a una sala de reuniones privada de Mortimer House en el barrio de Fitzrovia (Londres), donde conoce a la artista de caligrafía Alice Grabb. Alice y Caroline se dan un abrazo cariñoso, como si fueran viejas amigas. Se encuentran en lo que podríamos denominar el taller temporal de Alice, donde tienen todo lo necesario para practicar el arte de la caligrafía en una mesa de caoba con productos Montblanc: artículos de escritura, tinta aromatizada Elixir y papel prémium artesanal. Alice le muestra a Caroline cómo se sujeta el artículo de escritura para dibujar las letras y recargar tinta. Hablan sobre la «importancia de la caligrafía» en la vida de Caroline. «Mi familia vive en Canadá, fui a la universidad en los Estados Unidos y el resto de mi familia está en Asia y Oriente Medio, así que mis seres queridos están desperdigados, por lo que un mensaje de texto no les hace justicia», cuenta Caroline.

«Voy a desconectar escribiendo notas a mano con mensajes para mis seres queridos».

– Caroline Issa

Cuando se baja el ritmo, llega la tranquilidad:

La conversación se traslada a la idea de bajar el ritmo para tener tranquilidad en estas fiestas. Alice dice que la caligrafía exige mucha paciencia y gran atención al detalle, algo imposible si se va a toda prisa. En su trabajo, Alice dibuja todo a mano desde el principio y después lo retoca una y otra vez, hasta que está perfecto. Este grado de perfeccionismo solo se puede conseguir con el tiempo y la concentración necesarios. En el trabajo de Caroline también hay momentos de desconexión total, sobre todo cuando se imprime la revista. En ese momento, apaga el móvil y el ordenador por pura necesidad. «Desconectar solo un momento es increíblemente difícil en este mundo con un ritmo tan rápido y cambiante, pero creo que es muy importante», explica Caroline. El fin de semana dedica tiempo a sentarse tranquilamente y leer, para enriquecerse con ideas creativas e información interesante y fascinante. Este ritual le resulta muy positivo para afrontar la semana laboral. «Creo que si encuentras el momento para dedicarte un poco de tiempo y desconectar, se nota el resto del día»

«Creo que si encuentras el momento para dedicarte un poco de tiempo y desconectar, se nota el resto del día».

– Caroline Issa

Fiestas conectadas por la caligrafía:

Caroline se despide de Alice tras iniciarse en el arte de la caligrafía, y se marcha feliz con sus instrumentos para escribir postales de Navidad para su familia y amigos. Con ayuda de Montblanc, Caroline ha cumplido su deseo de bajar el ritmo y aprender caligrafía, con lo que espera pasar unas fiestas más felices, tranquilas y conectadas. «Cuanto más podamos reconectar con el mundo físico o dedicar un poco más de tiempo a aprender, pensar y hacer, mejor. Es realmente útil y te hace mucho más feliz y eficiente». En estas fiestas, Montblanc ayuda a otros artistas a cumplir sus deseos, desde Florencia hasta Nueva York, pasando por las remotas montañas de Kirguistán. ¿Cuál es su deseo?