November 2018 - 6 Minute read

El deseo cumplido de
Max Muench?

Cómo el fotógrafo paisajista Max Muench ha cumplido su deseo de viajar a las remotas montañas Tian Shan en Kirguistán.

En busca de la belleza:

En el lejano Kirguistán, un país interior que hace frontera con China, Tayikistán, Uzbekistán y Kazajistán, el fotógrafo paisajista Max Muench busca la belleza desde otra perspectiva. Está acostumbrado a trabajar en localizaciones remotas, pero esta vez ha pasado muchas dificultades. Aunque es otoño, hace ya mucho frío. En este momento, se pregunta cómo ha llegado hasta aquí. La semana pasada, Max y su acompañante se perdieron entre la nieve y el hielo y sobrevivieron con pan como único alimento. Como muchos otros exploradores antes que él, Max ha tenido que superar grandes obstáculos. Sin embargo, al final ha valido la pena: el resultado es impresionante.

«A veces hay que recorrer un largo camino para conseguir la fotografía deseada»

- Max Muench, sobre la fotografía perfecta

«A veces hay que recorrer un largo camino para conseguir la fotografía deseada», cuenta Max sobre su reciente viaje. «Ha sido agotador tanto física como mentalmente, pero el resultado es simplemente magnífico: cuando llegamos a la cumbre de esa montaña, podíamos ver los valles con los lagos glaciares. Es una vista sobrecogedora». Max siempre había soñado con viajar a las aisladas montañas de Kirguistán. Con ayuda de Montblanc, ha podido cumplir ese deseo. «Quería alejarme de la gente tanto como pudiera. Quería sumergirme al máximo en las maravillas de la naturaleza de un país. Quería ir donde solo unos pocos hubieran estado».

«Quería ir donde solo unos pocos hubieran estado»

- Max Muench, sobre el motivo de su viaje a Kirguistán

Montblanc 1858 Geosphere

Hay vida en la luna:

Toda imagen es la prueba de que no se hace ninguna fotografía por azar; se trata de una combinación de tiempo, luz y exploración. Desde arriba, las montañas Tian Shan recuerdan a la superficie lunar, con una simetría en las hendiduras y los cráteres circulares que resulta poética. Max describe el entorno de una forma vívida e inolvidable: cuenta que los caballos salvajes pasaban a galope cerca del campamento y dejaban huellas en la nieve de la falda de las montañas, fieles guardianas del paisaje. Las fotografías hablan por sí solas. Son imágenes tan bellas que no parecen reales.

«Es una vista sobrecogedora»

- Max Muench, sobre el descubrimiento del valle con lagos glaciares

Inspirado por Caspar David Friedrich:

Max, que vive en Berlín y quiere «ver lo que nadie ha visto», viaja a los lugares más recónditos de la naturaleza. No es de extrañar que sus seguidores online sean cada vez más numerosos. Comenzó a sacar fotografías cuando viajaba por el mundo como pianista, para así documentar los lugares en los que tocaba. Inspirado por el pintor alemán del siglo XIX Caspar David Friedrich, enseguida se decantó por una temática ahora icónica: grandes e impresionantes paisajes acompañados por una persona diminuta, para mostrar el tipo de calma que solo proviene de la naturaleza.

«… Me sentía diminuto. Estar en medio de este paisaje asombroso me ayudó a poner los pies en la tierra»

- Max Munch, sobre su impresión de las montañas Tian Shan

Búsqueda perpetua:

El reloj Montblanc 1858 Geosphere ha sido un fiel compañero de Max en este viaje. Está diseñado para los verdaderos alpinistas y se caracteriza por su propia búsqueda perpetua de todo lo explorable, por lo que era perfecto para esta colaboración, con un resultado inspirador. Los paisajes ofrecen una asombrosa sensación de tranquilidad, que pone todo en perspectiva. Como muchos otros exploradores antes que él, Max cumplió su deseo y puso a prueba su capacidad para explorar lo inexplorado. Estas fiestas, Montblanc ayuda a otros artistas a cumplir sus deseos, desde Nueva York a Florencia, pasando por Londres. ¿Cuál es su deseo?