February 2019 - 6 Minute read

Un romántico con grandes esperanzas

El artista y director que tiene las emociones a flor de piel.

Mustashrik Mahbub se pone a dibujar. Está en su salsa, sentado en un restaurante hablando con un amigo, mientras la tinta fluye sobre el papel con total libertad. En esta ocasión, muestra su estilo creativo en el reverso de la cuenta. Habla con reserva, casi con timidez, cuando revela su dibujo. Es la inspiración para su último proyecto, el film para el Día de San Valentín de Montblanc: An Eternal Kiss Through Time (Un beso eterno a lo largo del tiempo). Mustashrik es un romántico empedernido, por lo que es perfecto para este trabajo. El apelativo «romántico empedernido» proviene de otra persona. Se lo puso uno de sus profesores de arte, preocupado porque Mustashrik siempre tenía las emociones a flor de piel. Solo una década después, su romanticismo y sensibilidad emocional en el trabajo le han reportado un gran éxito.

Puede que Londres no sea la ciudad más romántica del mundo, pero es el marco perfecto para los gestos discretos cargados de significado e intención. Aunque el restaurante donde se encuentra Mustashrik se llama German Gymnasium (Gimnasio alemán, en español), no puede ser más londinense, con sus cálidos paneles de madera de nogal. Se ubica en un edificio elegante y moderno, que cuenta con dos plantas y salas vanguardistas, en King’s Cross. Mustashrik encaja perfectamente: viste de negro y habla de forma suave y comedida. Antes de dirigirse a su estudio, nos habla del significado de An Eternal Kiss Through Time. «Es el reconocimiento del acto más simple y apasionado», explica con sinceridad. Quería representar el amor en poco tiempo. Comenta que el beso perfecto trasciende el tiempo y el espacio. El film también ilustra el enamoramiento en solo unos segundos, un hecho que se ha constatado en diversas investigaciones médicas. Esta película de animación comienza en 1924, el año en el que Montblanc lanzó su primer artículo de escritura. Después entrelaza las siguientes décadas de forma romántica hasta nuestros días. Mustashrik nos explica el sentido: «La idea del beso eterno nos transporta desde el principio de los tiempos hasta el futuro».

«Es el reconocimiento del acto más simple y apasionado»

– Mustashrik Mahbub

Hablar de amor es algo muy personal. Sin embargo, Mustashrik se sincera y transmite su sencilla honestidad en esta historia, que se refleja en sus ilustraciones. Su estilo creativo nace de todas sus experiencias, que incluyen a las personas con las que ha tratado a lo largo de los años. Nos cuenta cómo su estilo artístico surgió a partir de sus dibujos más personales y menos técnicos. En la universidad, una estudiante del máster los vio y le comentó: «Cuando lo veo (el estilo), tengo la impresión de que percibo tu alma». Ese momento le cambió la vida. «Fue el detonante de una transición filosófica, dónde vemos el mundo, cómo trabajamos en él y lo que queremos expresar de un modo distinto». Esto marcó el inicio de su forma actual de trabajar, y supuso la confirmación de que la expresión visual, la tinta y el pincel eran las herramientas ideales para él. «Por fin puedo explicar lo que llevo dentro... y eso nace del amor», dice. Reconoce así que el amor puede decidir y cambiar nuestro futuro, a veces sin que nos demos cuenta en el momento. «Es parte de mí desde siempre y ahora sale a la luz», dice, terminando la historia.

«En esos momentos, si es el beso adecuado y perfecto, sentimos que trascendemos el tiempo y el espacio»

– Mustashrik Mahbub

Entra en su iluminado estudio de la pintoresca Somerset House mientras se oyen campanadas fuera. Mustashrik se sienta para dibujar los últimos fotogramas de la película Eternal Kiss Through Time, al tiempo que nos explica por qué el mundo necesita más amor. Dice que no solo en un sentido amplio, sino con ejemplos de amor auténtico. Menciona distintas culturas y trayectorias de vida, ya que no importa el escenario si el acto romántico es natural. Según él, eso es lo más importante. «Tuve la suerte de encontrarme con varios ejemplos de buenas relaciones», explica. Esto es obvio por la forma en la que habla del poder del amor y de todo lo que puede ofrecer. «Tiene que ser auténtico. Seguimos la corriente, sin expectativas sobre lo que puede llegar ni lo que se supone que ocurrirá. Sin saber, y simplemente dejándonos llevar, los dos en la misma sintonía... Es entonces cuando sabemos si es todo o nada», cuenta Mustashrik mientras dibuja dos siluetas fundidas en un abrazo.

«Es entonces cuando sabemos si es todo o nada»

– Mustashrik Mahbub

Mustashrik cuelga las últimas ilustraciones en la pared cuando las campanadas señalan el final de su jornada laboral. Aunque un beso puede durar solo un instante, un regalo puede ser un acto de amor más duradero, sobre todo para el Día de San Valentín. Los obsequios representan momentos y recuerdos, e inmortalizan la emoción que queremos comunicar. Al igual que Londres, un regalo puede ser discreto y elegante. Y, como sugiere humildemente Mustashrik, honesto y auténtico. Explore los regalos de Montblanc para el Día de San Valentín aquí