Cómo descubrí que ser padrino consiste

Descubra más   Revista Montblanc

Cuando mi amigo Carl me preguntó si quería ser su padrino de boda, mi respuesta fue obvia: «Tendría que pensármelo...», le respondí con cierto regocijo por dejarle en vilo. Pero, transcurridos un par de segundos, no pude ocultar por más tiempo mi sonrisa de orgullo. «¡Por supuesto que quiero!», le dije riendo y brindamos por el nuevo grado de unión que acababa de alcanzar nuestra duradera amistad.

Tras este primer momento, comencé a darme cuenta de que no tenía ni idea de lo que me esperaba. Uno no piensa realmente en bodas hasta que no le llega la suya, por lo que no se puede decir que yo fuera precisamente un experto, pero rápidamente olvidé todas las dudas por el gran honor que suponía para mí y por la cara de felicidad de Carl. Pasaron los meses y no volví a pensar en mi nuevo cometido como padrino hasta que el gran día de la boda empezó a estar más próximo. «Chicos, ¿habéis tomado ya alguna decisión sobre los trajes?» Estábamos cenando en casa de Carl cuando su futura esposa, Mary, formuló esta pregunta que me pilló por sorpresa. «Claro que sí», mascullé como reacción al codazo no demasiado discreto que me dio Carl.

Al día siguiente me encontré escuchando la voz entusiasta de Carl mientras compartía su visión de un esmoquin extravagante con el sastre al que habíamos ido a visitar. Este hombre era uno de los mejores artesanos de la ciudad, y yo coincidía con él en su escepticismo sobre las preferencias de Carl. Una de mis obligaciones como padrino era tener presente no solo lo que más conviniera a mi amigo, sino también el mantenimiento de la paz entre la pareja. Como sabía que Mary soñaba con una boda clásica de blanco, el estilo ya estaba decidido: sería formal y elegante. Gracias a los buenos consejos del sastre, nos decantamos por un traje negro con mucha clase, combinado con una camisa blanca y una corbata del mismo color. A Carl le sentaba magníficamente y yo elegí un traje para mí que fuera acorde con el suyo, pero que no lo superara en modo alguno. «En las bodas los que importan son la novia y el novio, no es necesario que atraiga toda la atención hacia mí», fue mi reflexión. Una reflexión errónea. Atraje la atención, muy a mi pesar. A medida que corría la voz de que yo sería el padrino, me fui convirtiendo en asesor no solo de Carl y Mary, sino también de todos los demás invitados a la boda.

Esta fue la pregunta que más escuché durante las semanas siguientes: «Como eres el padrino de Carl... seguro que tienes algunas ideas para los regalos de boda, ¿verdad?» Si alguna vez se encuentra en la situación de ser padrino de boda, tenga en cuenta que los demás esperarán que les ayude a encontrar ideas para los regalos, de modo que me gustaría compartir cierta información que me ha resultado útil:
A todos los hombres les gustan los relojes, ya que son una de las pocas joyas que un hombre puede llevar puestas. Pero me guardé ese dato para mí, dado que yo ya tenía en mente un estupendo reloj para regalar a Carl. Otro objeto con el que es imposible equivocarse son los gemelos: el aspecto del novio tiene que ser excelente incluso en los momentos posteriores a la boda. A propósito de los momentos posteriores a la boda: habrá una luna de miel. Envíe a su amigo de viaje con un bonito y práctico bolso «Duffle». Y, por supuesto, uno de los mayores regalos que un grupo de amigos puede ofrecer al novio es la despedida de soltero. Prefiero no entrar en detalles sobre este tema, así que me limitaré a decir que no fue demasiado desenfrenada (bueno, a lo mejor un poco).

Bromas aparte: con toda la diversión y momentos felices que conllevaron tanto la boda como sus preparativos, hubo una parte que me tomé muy en serio. Yo debía actuar como testigo legal del enlace y, por lo tanto, firmar el certificado de matrimonio. Este acto es importante y me di cuenta de que no me gustaría tener que pedir un lápiz al sacerdote, así que compré un pequeño regalo como obsequio para mí mismo: una estilográfica que fuera una más que digna compañera durante mucho tiempo después de que se hubiera secado la tinta del certificado de matrimonio. Una vez organizado todo, descubrí que ya estaba preparado para la gran ceremonia de la boda y me detuve un instante a recordar los últimos meses. Un período que me hizo darme cuenta de que un padrino es, en verdad, mucho más que un amigo ensalzado por el momento de la boda. Es el mejor amigo para toda la vida. Y, por cierto, no solo al novio y a la novia les gustan los regalos. Si desea dar las gracias a su padrino por sus servicios, he aquí un poco de inspiración:

Montblanc Heritage Spirit Orbis Terrarum
Al igual que una boda une a los novios, esta demostración de auténtica artesanía reúne en una innovadora creación 24 husos horarios con la evolución del día y la noche.

Gemelos emblemáticos
Tan eternos como los votos matrimoniales: la pieza hemisférica de estos gemelos presenta detalles luminiscentes que sirven para crear una joya que atrae todas las miradas.

Bolso «Duffle» pequeño Meisterstück Soft Grain
Un práctico bolso confeccionado con piel de vaca italiana de plena flor, con cómodos bolsillos.

Montblanc M Rollerball
Estos artículos de escritura, fabricados con resina preciosa negra, ofrecen líneas fluidas que se entrecruzan suavemente.

Funda rígida para Samsung Galaxy S7 Meisterstück Soft Grain
Como padrino es necesario hacer muchas llamadas importantes. Siempre que se le vayan de las manos en el sentido más literal, esta carcasa rígida protegerá su Galaxy S7 en una preciosa funda confeccionada con piel italiana de plena flor.

Cinturón Montblanc
Un padrino necesita un traje, y un traje necesita un cinturón… A veces es así de sencillo. Este cinturón cuenta con una hebilla paladiada brillante en forma de herradura con la marca Montblanc grabada en los lados y el emblema de Montblanc.

  • {{customTag1}} {{customTag2}}
    Gemelos Heritage Spirit Gemelos Heritage Spirit

    Gemelos Heritage Spirit

    SAVE Gemelos Heritage Spirit
  • {{customTag1}} {{customTag2}}
    Cinturón ejecutivo reversible negro/marrón cortado a la medida Cinturón ejecutivo reversible negro/marrón cortado a la medida

    Cinturón ejecutivo reversible negro/marrón cortado a la medida

    SAVE Cinturón ejecutivo reversible negro/marrón cortado a la medida
  • {{customTag1}} {{customTag2}}
    Meisterstück 149 dorado Pluma estilográfica Meisterstück 149 dorado Pluma estilográfica

    Meisterstück 149 dorado Pluma estilográfica

    SAVE Meisterstück 149 dorado Pluma estilográfica
  • {{customTag1}} {{customTag2}}
    Legend Spirit Eau de Toilette 100 ml Legend Spirit Eau de Toilette 100 ml

    Legend Spirit Eau de Toilette 100 ml

    SAVE Legend Spirit Eau de Toilette 100 ml
  • {{customTag1}} {{customTag2}}
    Meisterstück Portatarjetas de bolsillo para 6 tarjetas Meisterstück Portatarjetas de bolsillo para 6 tarjetas

    Meisterstück Portatarjetas de bolsillo para 6 tarjetas

    SAVE Meisterstück Portatarjetas de bolsillo para 6 tarjetas