Alta Relojería

Celebramos 160 años de historia

La tradición relojera de Montblanc empezó hace 160 años, cuando Charles-Yvan Robert fundó un taller de relojería en el valle de Saint-Imier en 1858, dando comienzo a la era Minerva. Hoy, Minerva es la sede de Montblanc en Villeret. En su día, Minerva fue una de las principales especialistas en relojes profesionales para medir pequeños intervalos de tiempo con gran precisión. Ya en 1880, la sede de Montblanc empezó a especializarse en relojes de bolsillo a los cuales se les podía dar cuerda con una corona. Fueron de los primeros relojes que no requerían una llave independiente para esto y el motivo por el cual Minerva tendría un éxito temprano y se expandiría. Estos innovadores relojes también fueron el centro de todas las miradas en diversas exposiciones mundiales de la época y ganaron prestigiosos galardones. A principios del siglo XX, la Manufactura empezó a fabricar cronógrafos monopulsadores y a ganar reconocimiento por su cronometría precisa, convirtiéndose en una de las especialistas más respetadas en la producción de relojes y cronómetros profesionales. Minerva marcó la historia de la medición profesional del tiempo de una forma que muy pocos fabricantes de relojes consiguieron igualar. Este ascenso a nuevas cotas continuó durante todo el siglo XX con diversos logros, innovadoras patentes y tecnología pionera, lo cual dio lugar a cronómetros de gran precisión con una exactitud de hasta una centésima de segundo. Esos avances simbolizan el nivel de maestría e innovación alcanzado por Minerva desde 1858 y consolidan su reputación en la fabricación de relojes de bolsillo y cronógrafos. Los relojes Montblanc de hoy día continúan el legado de 160 años de Minerva con tres exploraciones de la alta relojería:


Las manufacturas

Con más de 160 años de tradición relojera suiza ininterrumpida, la alta relojería de Montblanc se basa en una disposición única que une a dos Manufacturas para crear los relojes más refinados y los calibres más innovadores que el máximo nivel de la relojería suiza puede ofrecer.


ARTESANÍA

Los maestros relojeros de la Manufactura Montblanc combinan los valores de la marca con una auténtica precisión relojera suiza, reflejando perfectamente las expectativas de la empresa en todo lo relacionado con los estándares de artesanía y calidad.


Montblanc Laboratory Test 500

El equipo de calidad de la Manufactura Montblanc ha desarrollado e implementado un amplio programa de pruebas para garantizar que los relojes Montblanc cumplen con los estándares de alta calidad antes de abandonar la Manufactura.